COMIDA Y WHISKY. EN BUSCA DEL MARIDAJE IDEAL – El Pozito

COMIDA Y WHISKY. EN BUSCA DEL MARIDAJE IDEAL

Por Jorge Ode Kissieh

 

El maridaje es el arte de buscar el equilibrio de sabores entre un plato y una bebida, y a pesar de que por lo general se relacione comida con vino, hay otra tendencia y un mundo de sabores por descubrir que nos brinda el maridaje con whisky.

El maridaje no es una ciencia, aunque requiere de constante experimentación. En muchas ocasiones depende del paladar y en otras tantas es un juego de corazonadas que llevan a combinaciones deliciosas. Andar el camino entre uno y otro, hace que la aventura de mezclar sabores sea realmente divertida.

¿Qué elementos debemos tomar en cuenta para maridar una comida con whisky? Como en toda experiencia de maridaje, lo fundamental es reconocer los sabores y aromas tanto del whisky como del plato a degustar. Evitar excesos de sal, acidez y picante; el exceso de estos ingredientes podría perjudicar notoriamente el empate. Los whiskies van muy bien con postres y chocolates con alto porcentaje de cacao. Este destilado se puede tomar puro, con un toque de agua o con hielo, pero la única verdad es que se bebe mejor como a uno le guste y con buena compañía.

Existen recomendaciones para disfrutar al máximo este tipo de maridaje:

  • El whisky debe estar a una temperatura que oscile entre los 8 a 14o Durante las catas a menudo se recomienda añadir un poco de agua, pero cuando se trata de maridarlo con comida, es mejor degustarlo puro. El agua realza aromas que no son los más apropiados cuando lo que se busca es centrarse en los sabores.
  • El orden para maridar es el siguiente: primero un sorbo de whisky, jugar en boca por algunos segundos para impregnar el sabor en el paladar, luego lo seguimos con un bocado del maridaje hasta pasarlo y terminar nuevamente con otro sorbo para que agrupe, y repotencie todos los sabores mezclados.

¿Cómo identificamos un maridaje perfecto? Si los sabores mezclados no se opacan entre si y logramos crear ese tercer sabor que debería ser superior al sabor individual de cada uno de los elementos mezclados, es considerado un maridaje perfecto.

 

Chivas Regal 12 años con erizos y dashi

Este maridaje representó un verdadero reto. Equilibrar el erizo, por su estilo yodado y marino, con un whisky como el Chivas 12 años, -de estilo floral, con niveles de sensación de madera tostada, afrutado, cálido-, teóricamente iba a ser muy complicado.

La experiencia con los erizos y la salsa dashi fue muy agradable. Chivas Regal 12 años despertó nuestras papilas gustativas y la combinación de los ingredientes de la salsa (con innovaciones del chef de la casa: ajo, mantequilla, romero) permitieron un maridaje que nos sorprendió. Cuando pasamos el bocado, sentimos un equilibrio elegante de sabores, pero nuestro gran temor se mostró con fuerza cuando el sabor del erizo quiso tomar protagonismo en el retrogusto. Sin embargo, el sorbo final puso todo en su lugar.

Para los amantes de nuevas experiencias, definitivamente el maridaje con este destilado es una muy buena alternativa y la creatividad es el límite.

Slainte mahath!

Suscríbete

Recibe informacion útil en tu correo electrónico


Al suscribirte aceptas nuestra Politica de Privacidad