5 claves para entender la revolución mundial del vino – El Pozito

5 claves para entender la revolución mundial del vino

Por Mariano Braga
www.marianobraga.com

 

Sesenta y seis concursantes de estricto black tie; hombres y mujeres de todas las latitudes desfilando sobre el escenario mayor del Elisabeth Center de Amberes, Bélgica, para escuchar el veredicto que dictamine quién de todos ellos se quedará con el título del Mejor Sommelier del Mundo. Japoneses y uruguayos, neófitos y experimentados. ¿El ganador? El alemán Marc Almert, de 27 años, quien había deslumbrado minutos atrás por su desparpajo al momento del servicio, amabilidad y sonrisa infinitas. “Esto está cambiando”, cuenta desde Dinamarca Nina Hjgaard Jensen, elegida como la Segunda Mejor Sommelier del Mundo. “Durante muchos años, los sommeliers han sido una ‘raza rara’, por así decirlo, y han estado en un pedestal. Pero hoy el oficio está creciendo, y con él, nuevas ideas se han montado alrededor de su persona”.

Resulta que el que un joven relajado, alejado del estereotipo clásico del sommelier, haya sido escogido como la persona que más conoce de vinos en el mundo es toda una señal, mostrando una corriente descontracturada que hoy envuelve al sommelier pero que también se ve reflejada en la industria entera, en la forma en la que se comunica y, lo más determinante, en lo que finalmente queda dentro de una botella.

¿Las tendencias más disruptivas? Acá se las contamos:

 

UNO
Pequeños productores

Existe un fuerte (y novedoso) instinto del consumidor que vira hacia la búsqueda de etiquetas escasas, de no más de 10.000 botellas. “Esto significa que las personas están dispuestas a explorar, pero también nos hace extremadamente propensos a la exageración: si un vino es bueno, es bueno, independientemente de que provenga de un gigante o de una bodega boutique”, advierte Jensen.

 

DOS
Nuevas regiones

En esa exploración constante, el acceso actual a vinos de cualquier rincón del planeta es cada vez más fácil, y una variable de seducción al consumidor al momento de concretar la compra. La hegemonía europea pareciera estar en duda.

 

TRES
Lo viejo es furor

“Las antiguas regiones y tradiciones vinícolas están a la vanguardia. Antes era extraño tener un tinto austríaco o húngaro en un menú de bebidas dentro de un restaurante. Ahora, la mayoría de las cartas en nuestro país busca presentar referencias de Grecia, Croacia, Eslovenia, Líbano, Bulgaria, Bosnia o Georgia”, cuenta Dustin Chabert, sommelier del multipremiado restaurante Spiaggia de Chicago.

 

CUATRO
Las redes

Es tiempo de influencers y de la democratización de la opinión. En una industria que durante años solo leía las puntuaciones de críticos especializados, las redes sociales abrieron el juego a la participación activa del cliente, actuando esa viralización como gran fuente de consulta.

 

CINCO
Los naturales

Es, sin lugar a dudas, la tendencia más fuerte y consolidada de los últimos cinco años. Productores en búsqueda de blancos y tintos menos intervenidos, con viñas tratadas de manera orgánica y con enorme conciencia social. Es, también, uno de los asuntos más ríspidos y controversiales de la industria: que un vino sea natural no significa que tenga una elaboración rudimentaria o esté lleno de defectos justificados por el mero hecho de la filosofía detrás. En la góndola hoy se encuentran maravillosos vinos orgánicos… pero también hay de los otros.

Suscríbete

Recibe informacion útil en tu correo electrónico


Al suscribirte aceptas nuestra Politica de Privacidad