10 razones por las que los millennials cambiaron el mundo del vino

Por Mariano Braga
Periodista del vino, blogger argentino
Instagram marianobragaok / Twitter @MarianoBragaOK

 

  1. El consumo revolucionado

En 2011 Moët & Chandon, el gigante francés, lanzó un Champagne pensado para beber con unos cubos de hielo, escarchando literalmente las venas del conservadurismo vínico mundial. Una marca desde siempre ligada a la sofisticación ponía por primera vez y para siempre un pie en el terreno de los más jóvenes. El resultado fue fenomenal y, en cortísimo tiempo, la movida adoptó réplicas en los cinco continentes.

El consumo revolucionado, ésa es una de las mayores muestras de poderío millennial: esa generación nacida a fines del siglo XX que respira tecnología y pide a gritos experiencias para compartir en tiempo real.

El aumento en el consumo en los últimos años por este grupo de edad es asombroso, con los Estados Unidos y Australia a la cabeza de la tendencia. ¿Tanto es así? Sí, solo piensen que la mitad de todo el vino vendido en los Estados Unidos en 2017 fue comprada por ellos. Lo que, es más, un millennial es naturalmente aventurero en la visita a la góndola: el 65% busca etiquetas y añadas raras y fuera de lo común.

 

  1. Un cambio completo

El enoturismo está viviendo un crecimiento exponencial en regiones como Mendoza, en Argentina, o Sonoma, en California, que han visto en los últimos años tasas que duplican e incluso triplican las visitas de foráneos en busca de buenos vinos. La explosión vinera es una corriente claramente urbana, teniendo puntos altos en New York, Londres, Los Ángeles, Hong Kong y Tokio.

 

  1. La forma de llegar

La necesidad de distribuir el vino de una manera más eficiente se ha convertido en una de las mayores demandas. Junto con el delivery, la metodología en boga actualmente son las tiendas virtuales, acompañando el foco en la tecnología y la conectividad.

 

  1. La conciencia

Así como ocurrió primero en el mundo de la gastronomía, los millennials han marcado nuevas reglas de juego respecto a un estilo de vida diferente, más alineado a la conciencia por la naturaleza y la sociedad. ¡Orgánicos y biodinámicos, claro!

 

  1. Las mujeres al frente

Las chicas tienen mucho que ver con todo esto. Cuando se comienza a hilar un poco más fino en los gustos de consumo entre los jóvenes millennials, se registran cambios significativos en los hábitos femeninos. Las reuniones de grupo suelen estar acompañadas por vino (frente a la cerveza, aun la preferida entre los hombres), conforme afloró otra simpatía directamente vinculada a la mujer: la sofisticación de la industria de los rosados es un hecho, escalando alto en las preferencias de ellas.

 

  1. El lujo justo

Si bien beber vino en sí mismo no es nada sofisticado (o, al menos, no lo ve así un millennial), para esta generación es aún lejana la posibilidad de invertir dinero en cosas más onerosas como un automóvil o una casa. Acá, entonces, la compra de etiquetas de alta gama se ha convertido en una especie de autosatisfacción. Todavía más, los informes muestran que una enorme mayoría cercana al 75% desea gastar más dinero en vino del que efectivamente desembolsan.

 

  1. La juventud literal

La predisposición por comprar y beber vinos jóvenes, ésa es una de las mayores tendencias que anotició el mundo de las bodegas. La inmediatez con la que viven (bueno… vivimos, en realidad) los millennials, muestra lejana la posibilidad de la guarda: acá, el vino se disfrute en su juventud. Se compra y se bebe, de hecho, porque los números son claros: el 80% de las botellas se descorchan antes de las 48 horas posteriores a la venta.

 

  1. Todo por un posteo en Instagram

Hay una idea dando vueltas por ahí que sintetiza a la perfección la realidad de un millennial: “millennial es aquel que busca experiencias para subir a Instagram”. Si bien la afirmación es un poco dura, lo cierto es que hablamos de una generación de nativos digitales que vivimos y sociabilizamos en esa realidad. La comunicación a través de Facebook y páginas web ya casi ha quedado en el olvido.

 

  1. Adiós a la tradición

¿Gráficas llamativas? Sí. ¿Vino en lata? Sí. ¿Tapa a rosca? Sí. ¿Vaso en lugar de copa? Sí. Sí. Sí.

En un mercado en el que poco hay de tradición, todo eso que imponga algo novedoso (y, recordemos, digno de mostrar en Instagram), suma.

 

  1. La experiencia es todo

Es una generación que valora más la experiencia que la posesión. Si vas de viaje, ya nadie se entretiene filmando la travesía para luego desgrabarla en casa: se vive con los ojos y, a lo sumo, se comparte la vivencia en tiempo real a través de una story en Instagram.

Experiencias, de eso se trata. Y acá todo vale: desde esa etiqueta curiosa hasta la historia del enólogo detrás, su tradición, la región ultra específica de la que provienen esas uvas. Si bien una historia convincente siempre debe ser respaldada por un producto de calidad, cuando la oferta es parecida, contar un cuentito hace la diferencia.

Suscríbete

Recibe informacion útil en tu correo electrónico


Al suscribirte aceptas nuestra Politica de Privacidad